Un derbi ganado a contrapié