Ulloa se rompe el cruzado