Thiago Lobo, el secreto de la preparación de Vinicius Junior