Ronaldo consigue que el Pucela sea más que un club