Pedro Sánchez entra con fuerza en el santoral ultraderechista