Neymar mandó callar a su afición tras marcar