Miquel Montoro (“Hòstia, pilotes!”) explicó a Broncano que se habían querido aprovechar de él