Los sueldazos de los ‘espías’ del CNI catalán