Los españoles apoyan ampliamente las medidas de confinamiento y asumen que la crisis del coronavirus va para largo