Los cracks del Preolímpico: hubo mucho más que Reinier