Los casos de coronavirus en el Gobierno dejan latente la pugna del reparto de poderes