Los Angry Birds dan el salto a Netflix, que prepara una nueva serie de animación basada en el videojuego