La violencia independentista abre una grieta en Lledoners