La última obra maestra de Mercedes debuta en Silverstone