La reforma exprés del reglamento del Parlament levanta críticas de la oposición