Jon Rahm, a la estela de las leyendas