Italia no logra bajar la curva de fallecimientos y contagios: supera los 8.000 muertos y 80.000 casos