Iglesias esquiva la debacle pero pierde poder de negociación