El Valencia, contra el duopolio