El triple que Ricky nunca esperó meter: atentos a lo que le hace su propio compañero