El talento no tiene fecha de caducidad