El Supremo da la razón a una paciente: su denuncia a un tratamiento no atenta contra el prestigio del médico