El silbato, guardado por el coronavirus: “Ahorraba para arreglar el coche”