El PSC resiste en su campaña más anómala