El plan de la FIFA para encajar el puzzle de final de temporada