El Partido Socialista se impone en el Senado, pero pierde fuerza