El Granada mide su resaca copera ante el rey del empate