El Gobierno da por zanjada “la falsa polémica” del mediador