El Gobierno agita banderas de la izquierda y la oposición se aferra a Venezuela en el inicio de la legislatura