El fan quiere ser protagonista y que la música sea una experiencia