El efecto Trigueros, clave en el regreso a Europa