El ‘disc rot’, la inevitable amenaza para los coleccionistas de discos compactos