‘Dolor y Gloria’: la escena por la que Antonio Banderas merece el Óscar al mejor actor