“Después de esta mierda no volveré a dar la mano a nadie”