Crouch creyó que el éxito de Bale eran “las judías con tostadas”