Bárbara de Regil enumera sus defectos y aconseja a quien la critica