Aragonès asegura que la organización del MWC “nunca” ha dudado de que Barcelona tenga que ser la sede: “No hay duda”