Álex Rins no ve en Joan Mir un compañero exigente