Abierto de Australia defiende jugar pese a mala calidad de aire